5 trucos para fomentar el uso de sus audioguías

Para crear una guía, hacen falta buenas dosis de investigación, conocimientos y dedicación. A menudo, también se cuenta con las aportaciones de patrocinadores cuyo objetivo es llegar a un público más amplio. Por eso, es importante conseguir que muchos visitantes utilicen la guía.

Gracias a un estudio realizado y publicado por el British Museum, hoy podemos compartir con usted los 5 factores clave que influyen en la tasa de uso, y algunos trucos para poder aprovecharlos y aumentar la popularidad de sus contenidos.

 

1) Tiempo

Los visitantes suelen creer que no tienen tiempo suficiente para complementar su visita con una audioguía. Incluso si van a pasar 3 horas o más en un museo, tienen la sensación de que la audioguía les haría necesitar más tiempo del que han previsto.

¿Qué puede hacer usted al respecto? Indique el tiempo estimado para la visita guiada junto con el resto de la información sobre el tour. Coloque esta información en un lugar que se vea bien en carteles, folletos y tarjetas.

 

2) Confianza

Realmente, ¿buscan ayuda los visitantes durante una visita? Según el British Museum, no. Al contrario, confían demasiado en que pueden recorrer el museo por su cuenta, especialmente cuando están en su propio país. De hecho, muchos visitantes declaran que solo usan audioguías cuando van al extranjero.

¿Cómo puede sacar partido de esto?

Ponga un título a la guía que llame la atención, preséntela como una colección de historias interesantes, que no tenga nada que ver con la información de las etiquetas y los paneles del sitio. Ofrezca la guía también en inglés y en otro idioma popular, para satisfacer las necesidades de la mayoría de los visitantes extranjeros.

 

3) Autoridad

En realidad, hay visitantes a quienes les gusta que les guíen, mientras que otros prefieren investigar por su cuenta. Dado que domar a espíritus libres podría ser demasiado complicado, presentarse como una fuente de confianza para las personas que buscan guía es esencial para superar el reto. ¿Cómo puede hacerlo?

Cuide su imagen pública, especialmente en Internet. ¿Sabía que más del 75 % de los viajeros declaran que confían en las opiniones que leen en Internet? Promocione activamente sus contenidos en las redes sociales y siga de cerca las calificaciones y las críticas que recibe su audioguía.

 

4) Herramientas

Durante sus visitas, la mayoría de los visitantes confían en herramientas como mapas y libros. Hoy día, los teléfonos móviles son las herramientas preferidas de los visitantes, que los usan sobre todo para hacer fotos. ¡En el British Museum, se dieron cuenta de que muchos visitantes fotografiaban el mapa de cada planta para usarlo como guía digital en su recorrido por las salas!

La buena noticia para usted es que su guía ya está disponible en todos los dispositivos móviles gratuitamente. Lo que tiene que hacer es recalcarlo bien y comunicar que no solo incluye historias, sino también imágenes, textos, instrucciones para llegar de un sitio a otro y mucho más.

¡Y no olvide utilizar la función de navegación con imágenes para evitar a los visitantes la molestia de fotografiar los planos de las plantas!

 

5) Motivación

Muchas personas que visitan un lugar por primera vez saben exactamente lo que quieren. Han oído hablar de los objetos más conocidos y llegan decididas a verlos. Al principio de la visita, la motivación personal puede ser tan fuerte que estas personas rechazan amablemente la ayuda de una audioguía. Pero en menos de una hora, los visitantes empiezan a dispersar su atención y a pasear mirando aquí y allá.

¿Cómo convertir esto en una oportunidad?

¡No limite el uso de materiales promocionales al mostrador de entrada!

Recuerde su oferta a los visitantes en más de un lugar a lo largo del recorrido que siguen durante su visita. Además, puede colocar números y códigos QR cerca de las obras que se incluyen en su guía. ¡Seguro que conseguirá atraer su atención!